HISTORIA

En 1996, nuestro fundador Luis Veloso Cuneo, interesado en generar una sociedad con mayor igualdad de oportunidades para los y las adolescentes de la Región de Tarapacá -a través de aprendizajes sobre emprendimiento, negocios y finanzas personales- adquiere la licencia de “Junior Achievement” (Programa creado por las Universidades de Harvard y Princeton en 1919). El proyecto fue patrocinado por la Universidad Arturo Prat y se implementó bajo el nombre de Juventud Emprendedora.

En 1997 se realizaron los primeros programas, llegando a tener tanto éxito que en 2001 se establece formalmente como ONG, con la misión de desarrollar mejores oportunidades para niños, niñas, adolescentes y jóvenes, por medio de una gestión educativa innovadora, llamándose Fundación Juventud Emprendedora.

En 2002, Fundación Juventud Emprendedora comienza una alianza por 5 años con Fundación Minera Escondida y extiende su trabajo a la Región de Antofagasta, convirtiéndose en uno de los principales socios estratégicos del desarrollo local del norte de Chile, con foco en el trabajo con jóvenes y adolescentes de establecimientos educacionales públicos y subvencionados.

A poco tiempo de nuestra llegada a la II Región, uno de nuestros principales hitos fue la instauración de una actividad llamada “Foro de Emprendedores”, la que se realizaba anualmente y reunía a estudiantes de enseñanza media en torno a una experiencia formativa de alto impacto, donde desarrollaban competencias asociadas al emprendimiento y vivían de forma concreta los valores y actitudes de alguien que desea ser protagonista de su propio presente y futuro.

En nuestros más de 20 años de experiencia, hemos desarrollado diversos proyectos en la Región de Tarapacá, de Antofagasta y Atacama; y desde nuestra formación como Fundación hemos realizado importantes alianzas con empresas como Minera Cerro Colorado, Minera Escondida, Teck Resources, Anglo American, BHP, entre otras, implementando programas educativos, de relacionamiento comunitario y emprendimiento local, destacando siempre nuestra convicción en la formación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes como factor clave para el desarrollo integral.