Buscamos promover el desarrollo humano en el territorio, a través de procesos que permitan a las personas identificar sus potencialidades, aportando valor en su entorno.

Surge como una estrategia en el contexto de relaciones comunitarias desde el sector minero, con las comunidades vecinas, y dando prioridad a participar en la construcción de relaciones duraderas basadas en la confianza del beneficio mutuo.

Desde esta perspectiva el aporte al desarrollo y principalmente en educación, es sin duda un aporte que favorece directamente a las familias y el desarrollo de sus hijos. Es por ello por lo que el diseño del programa mantiene un modelo sistémico de trabajo.

Diseñamos programas socioeducativos desde una perspectiva colaborativa, territorial e integradora para el desarrollo personal y la creación de valor local.

Buscamos que todos los actores: alumnos, padres, comunidad y empresa se involucren activamente en el proceso educativo de las niñas, niños y jóvenes.

Durante todo el año estamos presentes en los territorios y nos basamos en la planificación, programación y ejecución de las siguientes etapas:

La primera comienza desde un acercamiento con la comunidad que responden a actividades propias de establecer relaciones con las comunidades y sus territorios, con el fin de conocer sus intereses y necesidades.

Posteriormente administramos y ejecutamos la etapa de postulación donde generamos las instancias y los espacios necesarios a las comunidades para que tengan acceso a la información necesaria para que sus hijos e hijas puedan participar en el programa socioeducativo.

Después de esto, siguen las etapas de implementación divididas en los dos semestres del año, desarrollamos diferentes metodologías y actividades, que permiten al estudiante, su familia (apoderados) y colegios de las comunidades para que participen y tengan acceso a diferentes espacios, donde puedan desarrollar habilidades que le permitan potenciar su proceso de aprendizaje, reconocer nuevas formas de estudio, vincular a la familia y apoderados, y así generar nuevas estrategias que contribuyan a su empoderamiento social y cultural.

Finalmente, en la etapa de cierre se entregan los resultados del programa y el impacto de este, que den cuenta del cumplimiento de los objetivos y las actividades planificadas. Este cierre, se realiza en las tres líneas transversales al proceso; línea pedagógica, línea comunitaria y línea administrativa.

Las líneas de apoyo responden a procesos transversales que se tienen en la fundación FJE que garantizan la implementación de los programas bajo unos mismos lineamientos para la sostenibilidad y trazabilidad de las actividades propias.

En esta etapa se busca encontrar y analizar los elementos necesarios para el entendimiento del territorio. Se trabajan las herramientas establecidas por el programa dependiendo de la realidad de cada comunidad, además de la realización del levantamiento de información necesaria para la correcta ejecución del programa.

En esta etapa se desarrollan los criterios necesarios para que las comunidades conozcan y accedan a los requisitos que deben tener para postularse al programa. Fundación Juventud Emprendedora, lidera la entrega de esta información y genera los espacios necesarios enmarcados en la transparencia y oportunidad para que cada uno de los miembros de la comunidad pueda acceder a la información y por ende pueda participar en el programa y disfrutar de los beneficios de este.

Una vez conocemos ya tenemos los beneficiarios del programa, se da inicio a la implementación del programa que donde trabajamos en conjunto con la comunidad en tres pilares fundamentales:

En esta etapa, se destaca que comprometidos con conocer a cada uno de nuestros estudiantes desarrollamos una metodología de entrevista socioeducativa donde buscamos conocer al estudiante y su entorno familiar. Con esta herramienta y otra información entregada desde la postulación elaboramos un perfil del estudiante.

Dada esta información procedemos a desarrollar con nuestro equipo de tutores, psicopedagogos, asistentes sociales, la estructura que más se adecue a los intereses de los territorios, buscando siempre la intervención a partir de lo que nos enseñan cada una de las comunidades y desde una mirada de co-construcción.

Es por esto, que en conjunto con la comunidad desarrollamos actividades que los empodere, los haga partícipes y sean ellos mismos quienes entreguen a la comunidad sus aprendizajes en actividades tales como; tutor par, desarrollo de seminarios vocacionales, tutorías, entre otros. Realizamos visitas a los establecimientos educacionales, con el fin de tener la mayor información posible para así aportar al proceso de aprendizaje de nuestros estudiantes y también generamos procesos de relación para generar redes y/o derivaciones de casos especiales que tengamos con la comunidad.

Finalmente cerramos esta etapa con una evaluación, donde en conjunto con la comunidad analizamos el impacto de lo entregado en estos primeros meses y revisamos posibles mejoras al proceso.

Para dar inicio a la etapa de implementación del segundo semestre.

Finalmente generamos los procesos de cierre respectivos el programa socioeducativo, donde entregamos a la comunidad los resultados del programa, el impacto generado, indicadores, fortalezas del programa y las principales oportunidades de mejoramiento.
De igual forma se realizan ceremonias de cierre con la comunidad donde se exalta la participación de los estudiantes al programa y se generan las instancias necesarias para que continúen en el mismo.

Juventud Emprendedora
//]]>