‘’El sistema de vivienda social en Chile ha ido subiendo el estándar, pero queda mucho por mejorar’’

Entrevistamos a Karla Herrera, Coordinadora de Proyectos de Fundación Proyecto Propio

Karla Herrera es constructora civil titulada en 2008, y lleva dos años en Fundación Proyecto Propio, socia estratégica de Juventud Emprendedora, donde se desempeña en el cargo de Coordinadora de Proyectos.

Hablamos con ella para que nos cuente en qué consiste su trabajo, cómo se llevan a cabo los proyectos de construcción y de mejoramiento social, el rol de las EGIS y los ITOs y el sistema de vivienda social en Chile.

¿Puedes explicarnos qué son las EGIS y cuáles son sus funciones?

La EGIS, Entidad Gestora Inmobiliaria Social, es el ente encargado de asesorar y acompañar a la familia en el área social, técnica y jurídica para la postulación, la adjudicación y la aplicación de subsidios habitacionales.

La EGIS es el mediador entre los beneficiarios, la constructora que ejecuta los trabajos y los organismos públicos que revisan los procesos, SERVIU y SEREMI.

Dentro de estas está la figura del ITO. ¿En qué consiste?

El ITO es el inspector técnico de obras, el cual certifica en terreno que los trabajos se ejecuten de acuerdo al presupuesto, las especificaciones técnicas, los planos y la normativa vigente.

¿En este aspecto se llevan a cabo proyectos de construcción y de mejoramiento de vivienda social?

Si, existen subsidios para la obtención de viviendas, los cuales están normados por el D.S. 49, como también subsidios de mejoramiento de viviendas y su entorno, que están regidos por el D.S. 255.

”La EGIS es el mediador entre los beneficiarios, la constructora y los organismos públicos”

¿Cuál es el proceso en Proyecto Propio para llevar a cabo un proyecto?

Lo primero es captar un grupo organizado que tenga la necesidad y el interés en postular a un subsidio y que a la vez cumpla con los requisitos para ser adjudicatario. Para hacerlo se realizan asambleas para informar de qué se tratan los subsidios y se hace un levantamiento de los problemas que tengan en las copropiedades, que pueden ser la techumbre, las escaleras, la luminaria, el cierre perimetral.., para ver la solución que se le puede dar.

Luego se realiza un proyecto técnico que dé respuesta a las necesidades de cada grupo, dependiendo del subsidio al cual postule, y con ello se define la constructora que esté en condiciones de ejecutar el proyecto. Y en paralelo se trabaja en la recopilación de antecedentes sociales de cada beneficiario.

Después se realiza la postulación del grupo al subsidio escogido, en donde se presentan carpetas de índole social, técnica y jurídica, y en el caso de ser seleccionado, se da inicio a la obra y se comienza a implementar el Programa de Habilitación Social (PHS).

En el proceso de ejecución se certifican los avances y se realizan asambleas de PHS, y finalmente se da término al proyecto una vez terminadas las obras y con el grupo organizado y formalizado.

¿Cuánto se tarda de promedio desde que la EGIS empieza a trabajar con una comunidad hasta que finaliza el proyecto?

Los tiempos son variables, dependiendo del subsidio al cual se postule, la envergadura del proyecto en función del número de postulantes y la ejecución en terreno de la obra. También se debe tener en consideración si se requieren permisos adicionales, como es en el caso de retiro de asbesto cemento, en donde se debe esperar la resolución de la SEREMI de Salud para poder comenzar con la ejecución el proyecto.

”Se trabaja con cada grupo para formalizarlos y empoderarlos para que puedan organizarse y funcionar como copropiedades, haciendo valer sus derechos y deberes”

¿Cuáles han sido los proyectos más destacados en estos años de trabajo en Proyecto Propio?

En el territorio de Valle de la Luna, en la comuna de Quilicura, se ha hecho una gran intervención en donde hemos realizado 15 proyectos, y actualmente estamos trabajando allí en cinco más.

Desde el punto de vista visual, allí se ha cambiado la imagen de las copropiedades, entregando un entorno más colorido, mejor cuidado, más seguro y más limpio. Y desde el punto de vista social se ha trabajado con cada grupo para formalizarlos y empoderarlos, de forma que puedan organizarse y funcionar como copropiedad, haciendo valer sus derechos y deberes.

¿Cómo es la relación con las comunidades?

La relación con las comunidades es cercana. Trabajamos con ellas estrechamente ya que acompañarlos y asesorarlos en el proceso es nuestro objetivo.

¿Y con los organismos públicos?

En nuestro caso se trabaja como contraparte con SERVIU y SEREMI, los cuales autorizan, revisan y recepcionan nuestro trabajo, por lo que la relación con ellos consiste en trabajar en conjunto para ir avanzando en los procesos y reportar constantemente estos avances.

¿Cuáles son las principales dificultades que te encuentras en tu trabajo?

La principal dificultad es el contexto que se vive en los territorios. Como fundación trabajamos, en la mayoría de los casos, en territorios con problemas arraigados de delincuencia y narcotráfico, por lo que debemos estar al tanto de lo que se vive en cada copropiedad para saber cómo actuar.

Se han dado casos de estafas dentro de las EGIS. ¿Consideras que existe una regulación efectiva dentro de estas?

Nunca me ha tocado vivir de cerca una situación así, por lo que no sé si es efectiva la regulación. Pero más allá de una regulación, que obviamente debe darse, es necesario informar a las personas del rol de las EGIS para que sepan que los costos asociados no son financiados por ellos, sino que son financiados por el Estado.

”También es tarea de la EGIS acercarse a la comunidad y traspasar información”

También se ha criticado que la sociedad no está muy informada de la existencia de estas figuras, y eso dificulta la posibilidad de postular a subsidios habitacionales.

En general las personas que están realmente interesadas buscan información, se organizan y postulan, y ahora con las redes sociales e Internet es más fácil dar con la información. Pero también es tarea de las EGIS acercarse a la comunidad y traspasar la información.

¿Qué opinión te merece el sistema de vivienda social en Chile?

Si bien se ha ido subiendo de a poco el estándar, es claro que hay mucho por mejorar. Desde lo netamente de cada vivienda como los m2, la distribución de los espacios, la calidad de los materiales y la calidad en la ejecución, como también del entorno, la accesibilidad, las áreas verdes, los juegos y mobiliarios urbanos, los centros de servicios cercanos,  construir barrios integradores, etc. Queda mucho por hacer para entregar viviendas de calidad que solucionen realmente el problema habitacional en nuestro país.

¿Qué proyectos están activos ahora o están previstos para un futuro inmediato?

Ahora mismo tenemos cinco proyectos activos en el Valle de la Luna, en la comuna de Quilicura, cinco más en la comuna de El Bosque, dos en la comuna de San Bernardo y uno en la comuna de Lo Prado.

Juventud Emprendedora
//]]>