‘’Se ha trabajado en sintonía con un actor importante de nuestra sociedad, la comunidad mapuche’’

Hablamos con las personas involucradas en la construcción de la sede social de Malalhue, en la comuna de Lanco, proyecto que ha sido coordinado entre la Fundación Proyecto Propio, socia estratégica de Juventud Emprendedora, y la comunidad mapuche del territorio.

 

Arturo Domínguez, de Entel

Arturo Domínguez, gerente de asuntos corporativos en la subgerencia de sustentabilidad y comunidades de Entel, explica cómo surgió el proyecto de la sede social en Malalhue: ‘’La participación en este proyecto obedece a una solicitud de la comunidad indígena de Malalhue, que nos pidió si se podía cambiar la ubicación de una antena que se encuentra en un cerro próximo al pueblo, dentro de terrenos de carácter sagrado. Ahí existió uno o dos cementerios y, por tanto, la comunidad, por respeto a sus ancestros, querían que dicha ubicación se trasladara y se eliminara la infraestructura de esta antena’’.

‘’A partir de esto empezamos a trabajar y al mismo tiempo nos dimos cuenta de que había un requerimiento de apoyo a la comunidad, que se podía realizar un aporte adicional a lo que significaba esta petición’’, continúa, y esta consistía en ‘’construir una sede social cultural para preservar y difundir sus costumbres’’.

Preguntado por su experiencia con el proyecto, Domínguez responde que tanto como en lo profesional sintió ‘’una gran satisfacción” y remarca que  ‘’también como ciudadano chileno’’, porque se ha trabajado ‘’en sintonía, en complementación y en coordinación con un actor importante de nuestra sociedad, que es la comunidad mapuche’’, continúa, y trabajando en unión con Proyecto Propio para desarrollar un proyecto ”que realmente ha sido un aporte para la difusión de la cultura y el lenguaje mapuche’’.

En cuanto a Proyecto Propio, remarca que desde Entel tienen una larga tradición de trabajo con la fundación. ‘’Ellos siempre han colaborado con proyectos en la parte de ingeniería y en la de coordinación con comunidades, y eso constituye un gran aporte para nosotros dado que su valor agregado es una coordinación muy directa con la comunidad, de forma que sus intereses son plasmados en el proyecto, y con la idea que la gente y los materiales sean siempre idealmente locales ‘’, finaliza.

 

Patricio Sandoval, de Constructora Cival

Acorde con la intención de promover, difundir y comunicar la cultura mapuche, los elementos de esta han sido incorporados en el diseño y la estructura de la construcción, además de hacer que la construcción esté en sintonía con el entorno natural del lugar. De esto habla Patricio Sandoval de la Constructora Cival, joven empresa de la zona pero teniendo él más de 20 años de experiencia trabajando en construcción.

‘’Este es un trabajo muy bonito porque tiene un diseño muy exclusivo’’, declara. ‘’La  estructura simula las antiguas construcciones de las rucas mapuches, tiene dibujos de formas geométricas que son sus símbolos, y se ha hecho uso de maderas nobles, y nativas’’, añade.

Relata que para él ha sido una gran experiencia: ‘’cuando son proyectos así de creativos me gusta todavía más la construcción, porque es como un desafío personal para mí y también para el equipo de maestros’’, y valora el trabajo realizado con Proyecto Propio: ‘’me he dado cuenta de que es una fundación que tiene muchas ganas de trabajar con las comunidades, de que haya una interrelación con estas, y se encargan de que esto funcione bien’’, opina. ‘’Para mí y mi equipo es algo muy curioso de ver como acá se trabaja, se convergen ideas, se llegan a acuerdos, se lleva adelante un proyecto muy lindo como este’’, concluye.

 

Esteban Catrinahuel, werkén de la comunidad mapuche de Malalhue

Finalmente hablamos también con Esteban Catrinahuel, el werkén de la comunidad, que habló también en nombre de la presidenta de la Junta de Vecinos, Doris Catrinahuel.

Catrinahuel se mostró muy satisfecho con el proceso de construcción y los resultados: ‘’El proyecto significa mucho para nosotros, es un sueño que anhelábamos’’, cuenta, pues dice que en la zona ”no se esperaba un proyecto de esta magnitud, de estas características’’, y añade: ”ahora vamos a tener la posibilidad de incentivar, capacitar y difundir todo lo que concierne a nuestra filosofía’’.

En cuanto a como surgió la idea para la construcción de la sede, Catrinahuel explica que fue a partir de lo que podría considerarse un problema, pero que fue derivando hasta acordar la construcción de la sede ‘’como compensación al daño generado por la empresa’’.

En cuanto al trato con Entel y la fundación, no tiene ninguna objeción, y remarca de la última: ‘’los encuentro unos excelentes profesionales, por su sencillez, por su transparencia, por el diálogo, porque hemos estado siempre en contacto, y eso lo cambia todo”. En este aspecto siente que el proyecto ‘’ha sido muy bonito’’ y expresa que en la comunidad están ‘’plenamente agradecidos con todo el equipo’’.

Juventud Emprendedora
//]]>